lunes, 5 de enero de 2009

Casandra.

-Me habia acostumbrado a no hablar,no porque no tuviera nada que decir,sino porque nadie me escuchaba.
Apolo era un dios bello pero vengativo.No consentia los rechazos.En mi torpe humanidad,mi inteligencia siempre iba de la mano de mi independencia.Es un destino torpe poseer una habilidad que nunca podra ejercitarse,condenada a morir en si misma,en suma estéril.Asi fue en Troya.Asi era ahora.
Miles de años perdidos en este corazón del tiempo.
-Habla del minotauro-
-¡Que cosa,no! Que extraño dije que no hablaba y hablo ahora.
¿Por qué hablo? Porque este dolor me duele... y me tortura.Porque aunque mi palabra sea inutil,este silencio es una espina que me mata.He de morir,pero aun no estoy muerta.Me desangraré en forma lenta,pero cada gota será una palabra pequeña,quizas nula... si solo logra prender en un alma,valdrá la pena.



Nunca te voy a olvidar-.

No hay comentarios: