viernes, 2 de octubre de 2009

La entrevista

-Sé que te cuesta esto,pero te pido tu mejor esfuerzo.-Le dije abriendo el anotador y buscando la primer hoja en blanco.
-Es difícil de describir,pero voy a tratar de hacerlo lo mejor que pueda.-Mientras pronunciaba estas palabras,mi mano empuñaba la birome que dibujaba palabras redondas sobre el papel.
- Lo conocí en nuestro pueblo de la infancia,siempre fuimos los mejores amigos,por ahi nos apodaban 'El hambre y las ganas de comer',vos sabes porque. Pero después,cuando comenzamos la adolescencia,y nos empezamos a interesar por el sexo opuesto yo lo deje de sentir como mi hermano,porque sino eso sería nepotismo .-Su risa sin compromiso bajó la tensión del ambiente.
Pero él me seguia viendo como a su hermanita menor,solo me lleva un año.Cuando ibamos a los bailes de los clubes,se iba con otras chicas mientras yo esperaba que me saque a bailar
-¿Y alguna vez lo hizo?
- Nunca,y nuestra relación siguió así hasta que nos separamos: Él se vino a la Capital cuando yo tenía 19 años,y yo, al tener 21,pero claro,los amigos de la gran ciudad no son los mismos que los del pueblo.Además, con la universidad y los estudios,el tiempo se exigía más.Nunca más lo volví a ver.Pero yo lo llamaba,no te creas que no.Todas las semanas le dejaba un mensaje en el contestador,porque no era capaz de volver a sus origenes,por no sé,media hora para hablar conmigo.
Cuando ya era famoso nos reencontramos en el velorio de una tia abuela suya,es como dicen:Los parientes se ven en los cumpleaños,las bodas y funerales. Le prgunté porque nunca contestaba mis llamados,y me nombró infinidad de excusas. Pero le pedí que me jure por nuestro pasado compartido que si yo le daba mi número me iba a llamar e ibamos a arreglar para vernos.
Misteriosamente cumplió,un 23 de algún mes fué. Fuimos a tomar un café al aire libre,pues yo no soportaba tanto encierro.El sol brilló durante toda la mañana,pero a la tarde,en medio de nuestra reunión una tormente torrencial nos empapó,me ofreció ir a su casa y seguir ahí el encuentro.
En su casa la luz se había cortado, y como pudo me sirvió un té.Cuando le dije que lo había amado durante toda la adolescencia me respondió. "Pensar que si ahora pasa algo,nunca lo podriamos mantener.No tengo tiempo para relaciones,ni puedo meterte en ese sufrimiento de saber que nunca voy a estar si me amas.Pero ya dejaste de amarme¿No?". Con voz temblorosa,yo le respondí que lo seguía amando, y lo besé,el me devolvió mi muestra de amor,y así como una cosa lleva a la otra,disfruté de amarlo durante toda la tarde.
Horas después,me pidió perdón por haberme llevado a esas instancias,me rogó que lo perdone si lo seguia amando.
- ¿Y vos,mientras lo amabas, que sentiste al saber que nunca más lo podrías amar?
No me importó,porque,al menos por un instante... fue mio.

No hay comentarios: