jueves, 3 de diciembre de 2009

Capítulo cinco: Felices fiestas (parte uno)

Todos los años,desde el 8 hasta el 31 de diciembre respiraba un aire especial,cargado de esperanza por un año mejor,cargado de felicidad y algo de melancolía por quienes no podían estar ahí respirando,viviendo ese mismo aire.
Esto lo sentía cuando cada noche veía el arbolito armado en el living de mi casa...con las luces que titilaban y hablaban diciendome que tenía que tener fé,que algo mejor llegaría.A los pies del tronco de plástico estaba el pesebre,conmemorando el nacimiento de la religión,dandome seguridad de que quienes estaban en esa escena nos protegerían.
Podrían considerarme una loca por decir esto...pero creo que todas las personas lo sienten en su interior y tienen vergüenza de mostrarlo.
Y voy a cerrar este pequeño momento de reflexión para seguir la historía con una frase que todos estarán pensando al leer esto: "Dirán que soy un soñador,pero no soy el único".
Nuestras familias siempre pasaban juntas las fiestas,al menos navidad. Y este año no iba a ser la excepción,aunque iba a ser especial: Papa Noel me había traido antes a mi regalo...tu amor correspondido.
Habían pasado doce dias desde la ultima noche que estuvimos juntos, nos habíamos visto dos veces,y todo seguia siendo perfecto.
La mañana del veinticuatro de diciembre me desperté de una manera extraña: Estaba soñando un recital de Travis,pero era muy real,y al despertar,en la radio estaban pasando la misma canción que yo soñaba e iba por la misma parte. Ahora,esto no tiene nada de extraño,digamos, pero como se comienza el dia,se termina y yo lo empecé muy bien,ese acontecimiento me había dejado con una hermosa sensación durante toda la nochebuena.
Durante todo el día me dediqué a realizar las compras faltantes,cocinar algunas cosas,ayudar a mi abuela y decorar la mesa.
Alrededor de las cinco de la tarde me llamaste y me dijiste que me extrañabas mucho...nada raro,pero en tu voz notaba algo especial...sabía que habías caido en que ese dia era nochebuena (para quienes lean esto y no entiendan : él siempre fue sensible en esta época del año).
A las siete y algo llegaste con tu familia,siempre tan bien vestido,tan hermoso y perfecto aunque el sol ya se estaba ocultando.
Nos saludamos,aparentando una fria amistad.Te ayudé a bajar las cosas del auto y en el primer momento en el que quedamos solos me robaste un beso,el cual correspondí y devolví.Cuando nos dimos cuenta habían pasado veinte minutos,te dije que ya era tarde,no podiamos levantar sospechas.No quisiste soltarme,diciéndome que tal vez era el único momento de toda la noche en el cual ibamos a estar juntos. 'No me importa,al menos estuve con vos hoy' conteste. 'Esta bien,anda,pero a las ocho y media te espero al lado de los jazmines' me dijiste. Juré que iba a estar ahí y me fui.
Luego de algunos minutos me llegó un mensaje de texto tuyo:- Te amo más que a nada,te extraño mucho. Dudé al leerlo,ese no eras vos,no eras tan empalagoso,nunca mostrabas tanto tus sentimientos.Pero luego recordé que era nochebuena,entonces dejé lo que estaba haciendo con la excusa de que tenía que ir al baño ,pasé a tu lado y tomé fuerte tu mano,arrastrándote hasta mi cuarto.Cerré la puerta con llave y puse mis manos sobre tus hombros:- ¿Qué te pasa?-te pregunté. 'Nada'-contestaste.Y te besé.No me importaba que a algunos metros estaban nuestras familias,me importaba que te pasaba,porque estabas mal.Sabía que era por ese día tan especial ,y quería que vos supieras que estaba ahí cuando me necesitases.
Comenzamos a besarnos dulcemente,para nosotros el reloj estaba detenido completamente,así como había pasado esa noche de octubre después de la fiesta. Cuando volví a escuchar el tic-tac mis labios estaban sobre los tuyos y de repente los separé. '¿Pasa algo?' me preguntaste.Ya notaba que casi habías vuelto a la normalidad.'Nada,es solo que te amo' conteste.Me sonreiste dulcemente y confesaste:-Estoy mal,te juro que la navidad me hace acordar mucho a Esteban,lo extraño tanto... Me abrazaste mientras llorabas sobre mi hombro (Esteban era tu mejor amigo, que había fallecido un año atras en un accidente automovilístico). Yo no tenía palabras para decirte,es decir,si tenía pero debían ser perfectas para tu situación.
Durante un rato,solo te abracé mientras llorabas y luego te dije:-Él hubiera querido que seas feliz,que lo recuerdes en cada fiesta...no que lo llores.
Levantaste la vista y me besaste mientras por tus mejillas corrían lágrimas y tus labios estaban empapados y salados.
Después de un rato el llanto había cesado y yo solo te acariciaba el pelo mientras mirabas el techo acostado en el piso con tu cabeza sobre mis piernas. 'Te amo' me dijiste.'Yo también' contesté. Fuimos interrumpidos por tu mamá,que golpeaba la puerta.
Abrí,le dije que estabas mal por Esteban y que había cerrado la puerta porque querías hablar.Me dijo que no había problema,solo que en media hora la cena estaría lista.
Volví a cerrar con llave y me dijiste:-Quiero estar solo un rato. Yo no me negué y salí del cuarto. Media hora después la cena estuvo lista, mi papá me dijo: -Anda a buscar a ****(Ya falta poco para revelar tu nombre) y fui a mi cuarto,golpie la puerta y nadie contestó.Abrí y no estabas,empecé a buscarte por toda la casa. Te encontré en el fondo (Asi lo llamabamos al jardin trasero,estaba lleno de árboles,plantas y flores,era bastante grande) Estabas sentado bajo el ceibo,mirando hacia la nada. 'No son las ocho y media'-me dijiste.'Y estos no son jazmines' contesté. 'Ya estoy bien,gracias por estar conmigo'-me dijiste. Yo supe que habías pensado en mi opinión y que esa noche ibas a brindar por él.Te dije que la cena estaba lista y fuimos a comer.Nos reimos un rato y otro rato nos escapamos para estar juntos. Después nos separamos para no levantar sospechas.
Siempre me ponía nerviosa en los minutos antes del brindis de navidad,y esta vez noté como lentamente se movía la aguja del reloj,de pronto,cuando nuestras miradas quedaron conectadas y perdidas de todo lo demás sonó el timbre de la radio y se escuchó el primer estallido de los fuegos artificiales.Las copas chocaron entre sí,las personas se movían de acá para allá saludándose, algunas con sonrisas y otros con los ojos rojos llenos de lágrimas.Vos llorabas,yo solo sonreía sabiendo que cada uno hace el duelo a su manera. Después de algunos minutos las familias salian a ver los fuegos artificiales.Mientras todos miraban hacia el cielo nosotros estabamos sentados en un banco en el fondo,los fuegos artificiales decoraban el cielo estrellado y ambos teniamos una copa de sidra en la mano. 'Feliz Navidad' dije,y levanté la copa. 'Por nosotros...y por Esteban' contestaste. 'Por Esteban' repetí,y sonaron las copas,luego las vacíamos en nuestros labios. Me besaste la frente y apoyaste tu brazo alrededor de mi espalda como abrazándome.Yo apoyé mi cabeza en tu hombro y ambos mirabamos el cielo que pasaba de negro a rojo,verde y dorado. Cuando el cielo cesó sacaste de tu bolsillo una cajita y me dijiste:- Feliz Navidad.Yo la tomé,sorprendida y la abrí:- Es un angelito rezando,me lo regalaron mis viejos cuando tomé la primera comunión,quiero que la tengas vos,es muy importante para mí. Yo me saque mi cadenita y te la dí:- Es un corazón de plata,me la dió mi abuela,era suya,y como ella ya está en el cielo esto es todo lo que me queda de ella-te dije.
Nos colocamos la nueva bijouterie y nos besamos,sin darnos cuenta de que teníamos un testigo: Tu primita,de unos cinco años nos estaba viendo, y se acerco,con sus ojos redondos y castaños diciendo:- Ustedes se estaban besando.Pronto,en su cara se dibujó una gran sonrisa.Nosotros nos miramos,desconcertados. 'No nos estabamos besando,ella me estaba sacando una basurita del ojo'-le dijiste. 'Mentira,eso lo dicen en la novela que ve mi mamá,no les creo',dijo. Me miró a la cara,yo no podía disimular mi asombro mezclado con algo de terror y risa. De pronto,salió al grito de : ¡Mamá,Mamá,Ivan y Ele se estaban besando!¡Los ví,los ví! (asi es, esos son nuestros nombres: Ivan y Elena.) Su madre la miró y le dijo: Deja de mentir.Si estás aburrida deciles que jueguen con vos,no inventes cosas sobre ellos. La nena se retiró,desilusionada de que no le creyeron. Se acercó a nosotros y nos dijo: -Yo los ví,aunque no me crean ustedes se estaban besando. 'Mira piojita,a mi vos no me vas a extorsionar' le dijiste. 'No sé que es eso,pero mira Ele,él,aunque te haya besado, es mi novio¿Si?' contestó. Vos dijiste:- Hagamos un trato: Vos no decis nada sobre que la besé y yo soy tu novio para siempre. 'Bueno' contestó,y se alejó sonriente,corriendo sobre el verde del pasto.
'¿Y vos?... ¿Querés que te besé y no decís nada de que ella es mi novia?-me preguntaste. 'Solo si me besas para siempre' Contesté.

1 comentario:

Cande* dijo...

ME ENCANTO ESTA PARTE por dios
ajjaj el final es lo mejor sabes?
me va a hacer llorar ¬ bue
te amo rubia, segui asi