sábado, 28 de agosto de 2010

No podía permitir que los gusanos lo comieran.
Su mente,sus pensamientos,sus recuerdos,sus ideas, todo estaba desapareciendo. Los pequeños insectos se arrastraban por dentro de manera repugnante y engullían todo lo que encontraban a su paso. Gusanos blancos hicieron que una canción dejara de existir,que las caras de una foto se distorsionaran.
Se comían todo lo que encontraban,excepto los miedos,les divertía ver como el hombre perdía su identidad,olvidaba su nombre,su edad,el colectivo que debía tomar para volver a su casa,pero nunca se olvidaba de sus miedos.
No se alimentaban de los miedos porque sabían que los temores comían más que ellos,que su mandíbula podía multiplicarse,que podían crecer y crecer sin explotar,manteniéndose para siempre.
No se comían a los miedos porque ellos los creaban.
No se comían a los miedos porque temían que los miedos se los coman a ellos.

1 comentario:

¿Lesbiana? dijo...

Me encantó! (Y no suelo solo hacer una mera apreciación tan básica)