jueves, 16 de septiembre de 2010

34 años después.


En "La Noche de los Lápices" y días posteriores se secuestró a jóvenes que luchaban por la restauración del boleto secundario,pero estos jóvenes/adolescentes/niños luchaban no solo por el pasaje sino que también por sus derechos: El derecho a tener un boleto estudiantil,a ser escuchados,a la libertad de opinión.
Luchaban en representación de muchos otros cuyos gritos habían sido callados y por muchos otros que temían a gritar.
Sus desapariciones,sus muertes no fueron en vano,inspiraron a quienes temían a gritar y a quienes recibieron su historia.Su lucha continua vigente hasta el día de hoy,en cada escuela tomada,en cada protesta estudiantil,en los Centros de Estudiantes. Su lucha sigue vigente en cada alumno que decide no callar su voz,en cada joven que se incursiona en la política y en la militancia.
Resulta dificil entender como 34 años después la gente sigue temiendo (a pesar de los grandes cambios en el gobierno) o acaso ese temor es la excusa para no comprometerse.La gente sigue marcando a los jóvenes que piensan como si les hubieran llenado la cabeza,es imposible creer que eso puede ser así,los jóvenes pensantes no son "subversivos" ni terroristas,al contrario,son personas que deciden pensar por si solos,aprender,ser libres sobre todas las cosas. Los jóvenes piensan no para hacer daño sino para mejorar a los gobiernos,al país,piensan para hacer la diferencia,para ser el futuro hoy y mañana.
En fin,los 30000 desaparecidos (Todos inocentes,pues no hay Teoría de los dos demonios ni cualquier otra que permite justificar las medidas tomadas por el gobierno de facto) pueden estar,valga la redundancia,desaparecidos,pero sus ideas,su lucha siguen presentes.
Estas personas no desaparecieron en vano,este hecho sirvió para despertar y alertar a la población posterior,para hacer pensar a los jóvenes de estas nuevas épocas y para transmitirles el mensaje que ellos llevaban: Luchar por sus ideales y nunca bajar los brazos.
Es por esto que decido informarme,que decido aprender,para seguir con la lucha de estos compañeros que nunca abandonaron.
Pido disculpas si este escrito no es como el que merecen esas 30000 personas,y,hoy especialmente, esos diez adolescentes.Pero me resulta indispensable expresarles mi agradecimiento y honrarlos,pero,más que nada,me resulta indispensable recordarlos.

16 de septiembre 1976 - 16 de septiembre 2010

"Hoy" de Pablo Díaz a Claudia Falcone.

Me he quedado inmóvil observando en el recuerdo

el beso que se estrellaba en el muro.

Flor o acero. Ni ángel ni desángel.

Sólo la verdad desnuda.

La voz es un reclamo de amor y un instante duro.

Pero las manos no pierden el momento de tus manos.

¿Dónde estás, en qué tiempo, en qué mundo te encuentro?

¿Hasta dónde estiro la mirada para verte?

Si me dieras una señal, el próximo 31 de diciembre

me llegaría hasta vos.

No creas que no te busco, no me olvido,

pues no hubo adiós; nos dijimos hasta luego.

Por favor, que las aguas del mar te traigan hasta mí.

O la soledad del otoño,

o las flores de la primavera.

Como quieras.

Pero no dejes de volver a lo que soñamos.

Si no es conmigo, ojalá que igual estés en paz.

¿Te acordás?

Habíamos quedado en ir de vacaciones

o de juntarnos todos los chicos a tomar cerveza.

Pero estoy solo, ni vos ni ellos han vuelto.

Y yo camino mirando a ver si los encuentro.

Me junto con sus madres, padres, hermanos,

tíos, amigos,

y no sé qué decirles, ¿dónde están las palabras para ellos?

Todavía no he aprendido a no desafinar,

¿y las idas a las villas?

¿Qué es esto de sobreviviente? ¡Por favor!

Que algún día los encuentre.

No hay comentarios: