jueves, 7 de abril de 2011

Crisis de fé

Dedicar toda tu vida a construir y defender algo en lo que, en el fondo, no crees, es construir un imperio sobre pilares de sal. Dedicar devoción a un santo al que nunca tuviste fé, es un sismo que sacude el tablero de ajedrez.
Sabés que es el momento de aceptar lo que nunca quisiste ver, la situación te superó y no podés dar un paso en falso. Pero nunca se puede volver atrás.
Lo único que se puede hacer, es dar un paso al costado. Esperar cinco minutos en la banquina viendo como pasan los autos por la ruta, volver a armar tu tablero, acomodar los peones, los alfiles, las torres... tomarte un tiempo para pensar.

3 comentarios:

Atenea dijo...

Me parece a mí o entiendo muy bien esto que escribiste.
Te quiero muchoooooooooooooo.

Francisco Sola dijo...

"Ya sabes, sé que este bistec no existe. Sé que cuando lo pongo en mi boca, Matrix le está diciendo a mi cerebro que es jugoso y dulce. Después de nueve años, ¿sabes de qué me doy cuenta? La ignorancia es la dicha".

marramamiaw dijo...

un tiempo para tí..y ordenar esas cajas con cosas que vamos almacenando en la azotea que llevamos sobre los hombros y que lleva un cordelito atado al músculo más rojito y caliente que tenemos en el pecho¡¡¡

un beso :)