miércoles, 18 de mayo de 2011

Pintó el bajón

Cuando te conocí, y supe que eras lo que yo quería, escribí una frase en una taza. Mark Twain no bastaba para describirte, nada bastaba (en ese momento). Me juré que borraría la frase cuando me hubieras enseñado todo lo que sabías, no me enseñaste nada, ¿Sabés? y la frase sigue ahí. Decidi borrarla, y la taza quedo desnuda, como yo lo había hecho en algún momento ante tu corazón.