sábado, 3 de septiembre de 2011

Se deslizan por tus pies desnudos
Se cuelan entre tus dedos
los recuerdos
te estremecen
recorren tu cuerpo.
¡Ay, amor! No es para tanto
hay tantos soles en este cielo.
En algún lado debe haber algo más
quizás escondido entre los pastizales
mira el ocaso y dejate llevar
sabías encontrar la belleza.
Amor, que los ciegos no te envidien los ojos
si no saben lo que ves,
eres ciega en realidad.

No hay comentarios: